La eterna vigencia de The Zombies

Por Marcelo Gobello - Su nuevo trabajo, “Different Game” (2023), es sin duda uno de los mejores discos del año, demostrando que la magia y calidad de los geniales Rod Argent y Colin Blunstone se mantiene intacta. 

A pesar de su nombre, que a priori remite a grupo garagero con gusto por los films clase B, The Zombies fueron uno de los grupos más refinados, sofisticados y de mayor calidad musical de toda la movida beat inglesa de los sesentas. Con la exquisita voz de Colin Blunstone, el gran talento como compositor del bajista Chris White y las texturas jazzísticas aportadas por su tecladista y compositor Rod Argent, la belleza de sus armonías, su habilidad en la construcción melódica, y ese tono evocativo y melancólico tan inglés que aportaron a sus mejores canciones, los Zombies se convirtieron en unos de los mejores grupos de la época. Comenzaron en 1963 en St. Albans, todos estudiantes muy aplicados y de gran nivel intelectual. Además de Argent (nacido el 14 de junio de 1945 en St. Albans), Blunstone (nacido el 24 de junio de 1945 en St. Albans) y White (nacido el 7 de marzo de 1943 en Burnett), el grupo se completaba con el guitarrista Paul Atkinson (nacido el 19 de marzo de 1946 en Cuffley) y el batería Hugh Grundy (nacido el 6 de marzo en Winchester). En un comienzo el puesto de bajista fue brevemente ocupado por Paul Arnold, un compañero de la secundaria que decidió abandonar el showbussiness y se dedicó a estudiar medicina. En 1964, tras ganar un concurso local de música beat organizado por la London Evening News, consiguieron un contrato discográfico con la prestigiosa compañía discográfica Decca, la misma que había fichado a los Rolling Stones después de haber rechazado a los Beatles. 

Su comienzo no pudo haber sido mejor, dejando de lado las consabidas versiones que eran algo tan común en el momento (de hecho para su primer LP y EPs versionaron temas standards de otros autores como “Summertime”, “You really got a hold on me” o “I got my mojo working”). Su primer simple fue el fabuloso “She’s Not There” (cara B “You Make Me Feel Good”), tema que le daba un inusual protagonismo al órgano de su autor (Rod Argent) junto a unas armonías vocales maravillosas que serían marca registrada del grupo. “She´s Not There” tuvo bastante éxito ya que entró en posiciones altas en las listas inglesas (número 12) y mejor en las de los Estados Unidos (número 2), país en donde fueron mucho más valorados que en su tierra natal. Le siguió otro gran tema como segundo simple, “Leave Me Be” (cara B “Woman”), que lamentablemente no obtuvo el éxito del tema precedente, y “Tell Her No” (cara B “What More Can I Do”)  que los confirmó como uno de los grupos más interesantes y de mayor distinción pop del momento a pesar de que los resultados comerciales no llegaron al de “She’s Not There”. La mezcla de Pop, Jazz y R&B, de los demás integrantes del grupo, la hermosa voz de Colin Blunstone y la capacidad de experimentar en aspectos sonoros que iban más allá de la simple estructura del Pop convencional, daban como resultado una sofisticación que la gran mayoría del público de la época no supo apreciar en su momento. Los sencillos “She’s Coming Home” (cara B “I Must Move”), “Whenever You’re Ready” (cara B “I Love You”) o “Is This The Dream” (cara B “Don’t Go Away”) son joyas melódicas que confirmaron su gran talento pero que no impidieron el retroceso comercial de la banda tras su fulgurante comienzo. Su primer LP, “Begin Here” (1965) editado con otros temas en USA como era costumbre, fue recibido con frialdad en las disquerías, hecho que provocó un recelo en la Decca y dentro del seno del propio grupo. Se animaron un poco cuando se les ofreció aparecer en la película de Otto Preminger “El Rapto De Bunny Lake” (1966), pero la repercusión de su aparición en ese “thriller” , donde se los ve brevemente haciendo los temas “Remember you” y “Just out reach” en aparato de televisión de un bar, fue practicamente nula.

Ante la falta de entusiasmo mutuo con Decca deciden romper el contrato y firmar con CBS con la esperanza de obtener mayor apoyo y promoción del nuevo sello con la grabación de un segundo larga duración. Como adelanto al LP publicaron los simples  “Friends Of Mine” y “Care Of Cell 44”, que a pesar de su gran calidad no tuvieron suerte en las ventas. Volvió a repetirse el mismo caso que con Decca, el nuevo sello les retiró el apoyo después del fracaso comercial de los simples y era un secreto a voces que iban a ser despedidos después de la edición de su segundo disco. Totalmente desilusionados y ya con la decisión de disolver al grupo, graban lo que sería una de las más grandes obras maestras del pop inglés, aunque este tardó casi dos años en finalmente ver la luz. “Odessey and Oracle” (1968), se convirtió en uno de los albums más destacados de toda la historia de la música moderna, un exquisito LP que contiene un conjunto de canciones de pop barroco y psicodelia en las que Argent y White (también productores) dieron rienda suelta a todo su talento e inventiva, sin ningún tipo de presión comercial ya que sería su despedida. Temas como “A Rose For Emily”, “Beechwood Park”, “Brief Candles”, “Hung Up On A Dream”, “Care Of Cell 44”, “Butcher’s Tale (Western Front 1914)” o el gran hit “Time Of The Season” expresan y muestran la calidad excepcional de un disco esencial y eterno, a la altura de cualquiera de las mucho más conocidas obras maestras del género. Su tardía aparición en el mercado fue fruto de la visión e intervención del músico y productor americano Al Kooper (ex miembro de The Blues Project y los Blood, Sweat & Tears) quien descubrió las cintas en un viaje a Londres en la CBS e insistió en la publicación del disco en los Estados Unidos. “Odessey And Oracle” no vendió demasiado, pero el simple “Time Of The Season” se convirtió en todo un clásico y en un éxito de ventas, llegando hasta el número 3 en las listas de los Estados Unidos.

Irónicamente los Zombies ya se habían disuelto para esa época y rehusaron reunirse, principalmente porque Rod Argent ya tenía en mente un nuevo proyecto, Argent. Después de treinta años sin grabar como The Zombies, Rod Argent y Colin Blunstone se unieron con el antiguo nombre de su banda para grabar el LP “As Far As I Can See” (2004) y realizar una gira donde finalmente pudieron mostrar en directo su maravillosa obra. Esta segunda reencarnación de la banda ya lleva muchos más años y discos que la primera, aunque sin duda este nuevo trabajo se ha transformado en su mejor obra desde el mítico “Odessey & Oracle”. Un pequeño milagro que demuestra que la calidad y belleza no tiene edad ni se rige por marketing o modas efímeras. 

Por Marcelo Gobello, ex Director General del Teatro Colón de Mar del Plata y Académico de la Academia Nacional del Tango.

Deja un comentario