Astor Piazzolla en el cine

Por Marcelo Gobello - La producción compositiva de Piazzolla para el cine, tanto argentino como europeo, ha dejado nada menos que 42 bandas de sonido originales, muchas de ellas páginas destacadas en su vasto catálogo musical.

Astor Piazzolla encaró la composición de música cinematográfica y bandas de sonido imprimiéndoles siempre su sello personal y los rasgos del momento correspondientes en su evolución estética, acompañando su propio desarrollo histórico a través de sus distintos conjuntos. Su música cinematográfica ha sido muy importante en los procesos identificatorios que apuntalan el poder de seducción del cine, no sólo como caracterización de nuestra identidad nacional (a través del tango), sino, citando al investigador español Joaquin Lopez Gonzalez:"...como verdadera 'presencia afectiva', nexo emocional del espectador con historias de muy distinta naturaleza: desde el drama político a la ciencia-ficción."

Piazzolla trabajó con directores de todo tipo, nacionalidad y calidad, desde sus comienzos en la década del ‘40 con Carlos Torres Rios y su cine de raigambre popular, pasando por su fructífera y variada asociación con Fernando Ayala en los 50s y 60s, sus tres films con Kohon, y sus posteriores trabajos en Europa a partir de la década del ‘70 con creadores como  Francesco Rosi, Jeanne Moreau, Nadine Trintignant, Pierre Grasset, Alain Jessua, Peter Keglevic o Marco Bellochio. En los ochentas también trabajó para destacados directores argentinos como Carlos Hugo Christensen, Raul De La Torre, Lautaro Murua, y por sobre todo sus premiadas y valoradas colaboraciones junto a Pino Solanas

Hay que rescatar que en 1953 compone la banda de sonido de “Stella Maris”, film del también marplatense Homero Carpena, que trata sobre las desventuras de los trabajadores y pescadores del puerto y que fuera filmada en Mar del Plata.

Entre su producción más lograda para el cine podemos destacar la música para films como "Sucedió en Buenos Aires" (1954) de Enrique Cahen Salaberry, "Sábado a la noche cine" (1960) de Fernando Ayala, "Pulsación" (1969) de Carlos Paez Vilaró, "Con alma y vida" (1970) de David José Kohon, "Llueve sobre Santiago" (1975) de Helvio Soto, "Lumiere" (1976) de Jeanne Moreau, "La Intrusa" (1979) de Carlos Hugo Christensen (de lo mejor de lo que hiciera con el Quinteto de los ochenta), "Enrico IV" (1984) de Marco Bellocchio (que nos dejó nada menos que el tema “Oblivion”) o "El exilio de Gardel" (1985) de Pino Solanas, por nombrar algunas.

La producción compositiva de Piazzolla para el cine, tanto argentino como europeo, ha dejado nada menos que 42 bandas de sonido originales, muchas de ellas páginas destacadas en su vasto catálogo musical.  Desde su breve aparición como extra siendo un niño en el mítico film protagonizado por Carlos Gardel "El Día Que Me Quieras" (escena que inspiró al Estudio Ferrari Chiappa para diseñar la estatuilla que en esta edición se entregará en los Premios “Astor”), pasando por rarezas como "Detrás De La Mentira", un film de cine negro argentino con tinte anticomunista dirigido por el sin par Emilio Vieyra en 1961, o por su pelea con Bertolucci por la música de nada menos que "Ultimo Tango En Paris", la saga de Piazzolla en el cine está plagada de momentos brillantes, violentos y sublimes, como su propia música toda.

Por Marcelo Gobello - Por MARCELO GOBELLO, ex Director General del Teatro Colón de Mar del Plata y Académico de la Academia Nacional del Tango.

Deja un comentario